Divulgo música independiente porque me gusta, prefiero hablarle a la gente sobre lo hecho en Colombia porque es lo que quiero hacer, en 2009 me pregunté para dónde íbamos sin medios que divulgaran la escena local y ese fue un motor muy importante, porque no había una plataforma que divulgara ni en un dos por ciento lo que se estaba haciendo en aquel entonces en nuestro país y además de una forma descentralizada. Qué sentido tiene divulgar lo de afuera, cuando podemos ser los que influyen, los que exportamos, y si bien las retroalimentaciones son importantes, el mundo de la música se compone de dos grandes flancos, los que compran y los que venden.

 

 

 

 

No niego que personas como Miles Davis, Johan Sebastian Bach, Chet Baker, The Beatles o Jimmy Hendrix me marcaron por su música o por su poder para transmitir de forma permanente en determinados casos, pero tampoco soy fan de nadie, no me nace y desde que entendí la música desde adentro solo puedo admirar pero ese papel de grupie, como son prácticamente todos los periodistas musicales que conozco, no me puede quedar ni lo asumo. Mientras tanto de puertas para afuera y a la hora de mostrarle el camino a los más jóvenes, no me cabe la menor duda de lo mucho más valioso que es mostrarles lo bueno que se hace aquí, y que así puedan ver que es posible hacer música con un acento o una atmósfera propia.

 

 

A los 6 jugaba con ser un reportero y me grababa cassettes que mi mamá conserva, a los 8 ya hacía un periódico casi diario escribiendo las noticias del momento y recortándole las fotos a la prensa que llegaba a mi casa para pegárselas al mío, a los 11 un cedé con las canciones más populares en 1988 de Billboard me marcó un camino y empecé a hacer un Top 18 que era objeto de largas charlas con mis contemporáneos y gente un poco mayor, al poco tiempo ya llamándose Top 21 vendía fotocopias de la lista siempre semanal hasta que a los 15, movido por la música menos conocida hice una revista semanal llamada Lado B, de la que llegaba a vender hasta 50 fotocopias, pero a los 17 me di cuenta que también podía cantar y empecé una doble vida que viajaba entre hacer música y hacer periodismo, mis dos grandes amores.

 

 

El boom digital fue fundamental para la democratización de las expresiones, era lo que siempre había estado esperando desde niño, y fue así como en momentos en los que llevaba trabajando como empleado varios años en medios como la Cadena SER en Madrid y la British Broadcasting Company en Londres así como en la radio latina española nació Viva Music Colombia, un proyecto que desde el principio recibió el respaldo y afecto de una gran cantidad de bandas y solistas emergentes que desde el primer día han visto algo diferente aquí para mover su música mientras que conocen otra gran cantidad de colegas.

 

 

Ese algo diferente que los artistas ven, es que este medio no tiene los vicios de la gran mayoría, aquí no hay roscas ni egoísmos, tampoco hay barreras estilísticas lo que convierte la difusión de un trabajo en algo mucho más grande, y lo más fundamental es que aquí no hay retenes ni mucho menos roscas, porque si las hubiera esta plataforma no habría llegado hasta donde está, ni tendríamos tantas y tantos grandes amigos por toda Colombia y fuera de ella, no habríamos hecho la red que existe ahora sino que nos habríamos quedado en una vulgar rosca, tan primaria, atrasada, subdesarrollada y desagradable como los mismos que las componen.           

 

 

La continuidad en el trabajo, la seriedad, el que la audiencia vea reflejados siempre sus esfuerzos de forma positiva, la verdadera democratización y un nivel más alto a la hora de hablar de música también son fundamentales, porque una crítica o un análisis musical no se hace solamente con frases bien hechas pero repetidas una y otra vez, ya que los músicos reconocen cuando alguien sabe de verdad, porque un verdadero periodista, profesor o crítico también debe dominar amplios conocimientos de teoría musical, tener conceptos más allá de lo que un escrito puede dar, saber mucho más allá de la simple recopilación de datos, trabajo técnico sobrevalorado y que no tiene el peso de saber y entender la música desde lo profundo, de saber cómo se hace y se debe hacer, de entender porqué ese acorde va ahí, de tener claro lo que nuestros divulgadores actuales no tienen el nivel de conocimientos ni la más remota idea, todo esto para no dejarse guiar únicamente por emociones y especulaciones puramente relativas. El hermoso trabajo de las y los grupies no es el que le corresponde a los periodistas ni escritores.

 

 

Ahora los retos se hacen cada vez más grandes pero cada día la satisfacción también crece hasta niveles inesperados cuando todo esto comenzó. Mis proyectos al mando de Viva Music Colombia siguen creciendo y llegando a metas repletas de satisfacción en todos los sentidos, son más de diez años al frente de una de las plataformas más populares, virales y queridas de toda la música independiente del país, todo esto gracias a que cuando uno hace lo que ama, de verdad, sin poses ni máscaras, es cuando los sueños se cumplen.

 

 

PRIMEROS CONTACTOS CON LA RADIO

 

 

Mientras que hacía mi revista Lado B que vendía sus fotocopias en el colegio y con quince años, conocí a Carlos Franco, un DJ que trabajaba en la recién transformada La X - Más música en Bogotá, él hacía un programa en las noches con la dirección de Jaime Orlando Prado, personajes a los cuales desde hace tiempo les perdí el rastro por completo. En aquellos tiempos fui el productor de contenidos de la mayoría de las notas que Carlos presentaba. Para mí esto era ya sentirme un adulto al mando de toda una cabina de transmisión, y a ellos solo puedo dejarles mi agradecimiento por ser personas tan respetuosas y además responsables en los que fueron mis primeros pasos en una radio.

 

 

EXPERIENCIA EN ESPAÑA

 

 

Años más tarde y con mi segunda llegada a Madrid, rápidamente empiezo a trabajar en la Cadena SER, en donde me desempeñé como productor de contenidos noticiosos, etapa breve que me formó en tiempo récord pero que tenía que ser corta porque acepté la propuesta de dirigir los contenidos musicales en RPN 89.5 FM, una radio que sirvió como excusa para volverme a encontrar con la actualidad cultural y los sonidos de Colombia, además de permitirme conocer a profundidad las propuestas que llegaban de buena parte de América Latina y un sinfín de trabajos locales españoles en diversos géneros. Llegar a dirigir también me formó en medio de los ambientes hostiles que tiene un medio tan disputado como la radio comercial, que sin embargo me formaron y me dieron múltiples victorias personales y colectivas. Recibir más de 1220 llamadas al día y convertir a RPN la estación latina más escuchada en la capital española me forjaron buena parte del carácter profesional que ahora sigue influyendo en mi vida.

 

 

TOP RADIO

 

 

Mi llegada a un proyecto que en su momento revolucionó la radio juvenil en España también fue fundamental para lo que soy ahora, mi permanencia por años en esta emisora me llenó de satisfacciones y triunfos personales, convenciéndome de la necesidad de hacer radio al aire libre, de sacarla de los estudios y del silencio aburrido, emitiendo desde todas las ferias de IFEMA durante varios años mostrándole a miles de personas, que continuamente se aglomeraban por decenas y cientos en nuestro stand, cómo se hace la radio y lo que es emitir en directo siempre. La radio fórmula también me enseñó muchas cosas a pesar de que siempre pensé y creí en hacer una radio más libre, más espontánea y menos acartonada sin olvidar ni dejar a un lado los datos. Todo tiene sus pros y contras, y tomar lo bueno es nuestra labor. También hacer un programa de seis horas al día con más de 60.000 oyentes de acuerdo al EGM (Estudio General de Medios) me llenó con la buena energía que siempre recibía por parte de los oyentes de quienes solo puedo expresar mi cariño y agradecimiento, porque años después todavía hay oyentes que me encuentran y escriben a través de mis diferentes redes para expresarme su afecto y sus palabras que me mantienen unido a su calor humano. 

 

 

VIVA MUSIC COLOMBIA

 

 

El lugar donde hago lo que quiero en toda su extensión, la plataforma que me ha llenado de satisfacciones y con la que cada día puedo decir que he logrado lo que siempre quise. Felicidad y amor por lo que hago, motivación y fuente de nuevas ideas, agradecimiento con la vida.

 

 

 

Le puede interesar